Auerbach, Frank - Frank Auerbach

Tapa dura, en caja rígida, 24.51 x 4.34 x 29.72 cm
360 páginas
Rizzoli, 2009
Inglés

$ 34000,00
Precio / kg:

Esta es la publicación más completa hasta la fecha (2009), y el único libro impreso, sobre la obra de Frank Auerbach, un pintor que se ha convertido en uno de los artistas más importantes de nuestra época, ampliamente admirado por sus vívidas e impulsivas descripciones de su mundo más próximo. El suyo es, aparentemente, un mundo estrecho, una pequeña zona del norte de Londres donde ha vivido y trabajado durante más de cincuenta años, pero dentro de él logra imágenes de maravillosa conmoción y sentimiento. Es la viva encarnación del adagio tolstoiano 'pinta tu aldea y pintarás el mundo'. Auerbach ha dicho "Espero hacer algo nuevo para el mundo, que permanezca en la mente como una nueva especie de ser vivo". Auerbach, que nació en Berlín en 1931 y llegó a Gran Bretaña cuando tenía ocho años, pinta repetidamente a personas que conoce bien y lugares con los que está familiarizado. Sus dibujos y pinturas son sorprendentemente inmediatos; su impacto tiene urgencia; se relacionan de diversas maneras tanto con ciertos viejos maestros preferidos como con los artistas contemporáneos con los que tiende a asociarse, en particular Francis Bacon y Lucian Freud. El libro incluye 200 láminas en color junto con una sección de referencia separada que comprende alrededor de 900 imágenes, las obras completas de Auerbach hasta la fecha, muchas de ellas no reproducidas anteriormente. El escritor e historiador del arte William Feaver analiza la obra de Auerbach tanto en su contexto inmediato como en relación con la gran tradición de la pintura. También se incluyen extensas conversaciones con el artista.

 
Frank Auerbach fue uno de los representantes de la llamada Escuela de Londres, un grupo de artistas amigos entre los que se encontraban Francis Bacon, Lucian Freud y Leon Kossoff que mostraron un gran interés por la representación de la figura humana.
De origen judío, Auerbach nació en Berlín y en 1939 fue enviado a Inglaterra para escapar de la Alemania nazi. Creció en Kent, en una escuela para niños judíos refugiados que fue trasladada a Shropshire durante la Segunda Guerra Mundial. Desde 1948 estudió en la St.Martin’s School of Art y acudió a las clases nocturnas de David Bomberg en la Borough Polytechnic. Durante estos años de formación, en los que estableció amistad con Kossoff, aprendió la importancia de representar las formas de manera orgánica y unitaria. Desde 1952 a 1955 acudió a clases en el Royal College of Art y un año después la Beaux Arts Gallery de Londres celebró su primera exposición individual. Su técnica empastada, que enfatizaba la gestualidad de la pincelada y que dotaba a la obra de una gran tridimensionalidad, recibió muchas críticas de los que pensaban que se acercaba más al carácter de una escultura que al de la pintura, pero encontró el importante apoyo del crítico David Sylvester. Desde 1965 expuso en la galería Marlborough y en 1978 la Hayward Gallery organizó una muestra individual de su obra. En 1986 representó a Inglaterra en la Bienal de Venecia ganando el premio junto a Sigmar Polke. Ha tenido importantes retrospectivas en la Kunstverein de Hamburgo, Centro de Arte Reina Sofia, Madrid, en 1987, Van Gogh Museum, Ámsterdam, in 1989; Yale Center for British Art, New Haven, y la National Gallery, Londres, en 1995.
En 2014 la Tate Gallery organizó una memorable retrospectiva de su obra.

Auerbach ha trabajado los mismos temas a lo largo de décadas. Su interés por el retrato se ha centrado en representar a personas que conocía bien y, en la mayor parte de los casos, se ha reducido a tres modelos: su mujer Julia, la modelo profesional Juliet Yardley Mills (J. Y. M.) y su amiga Estella West (E. O. W.). Asimismo, sus paisajes suelen representar los alrededores de su estudio en Camden Town en el que trabaja desde 1954.



Preloader