Imprimir


Anatomía para el artista
Ver imagen grande


Anatomía para el artista




Tapa dura, 256 páginas, 20 x 26 cm.

Blume


• Una interacción entre dibujo y fotografía que ilustra la relación entre el aspecto superficial de la forma humana y las complejidades de su estructura subyacente.
• Lecciones prácticas de dibujo para visualizar y dibujar cada parte del cuerpo.
• Obra de referencia ideal e indispensable para todos los interesados en obtener una amplia perspectiva contemporánea del arte de dibujar la figura humana.

Aprenda a observar el interior del cuerpo humano para dibujar los grupos musculares, la fuerza del esqueleto, el equilibrio, la postura y la gracia. Las seis lecciones de dibujo ayudan al lector a concebir el cuerpo humano desde una perspectiva nueva al comprender técnicas y posturas que imaginativamente muestran cómo observar y cómo dibujar la estructura ósea, la cabeza, la caja torácica, la pelvis, las manos y los pies.

Con su análisis de diez obras maestras, la autora nos transmite su conocimiento y la inspiración de grandes artistas del pasado, desde la obra de Holbein Cristo yacente hasta Habitación de hotel, de Edward Hopper. En cada una de estas lecciones también nos presenta la fotografía de un modelo en la misma pose, para poder establecer comparaciones anatómicas sugerentes.

Contenido
Introducción     6
El arte de la anatomía     8
La estructura del cuerpo humano     28
Cuerpo y equilibrio     160
Lecciones de dibujo     194
Términos clave     244
Glosario     246
Directorio     250

Autores
Sarah Simblet es profesora en la Ruskin School of Drawing and Fine Art, de la Universidad de Oxford, y también en el Royal College of Art, en Londres. La artista ha estudiado y trabajado en Oxford, Cheltenham, Heidelberg y Madrid, y obtuvo su título de doctorado en la Universidad de Bristol. En su tesis examinó los aspectos de la relación entre el dibujo y la disección humana, y sus dibujos se encuentran en diversas colecciones nacionales y privadas, entre ellas en la Royal Academy of Art, de Londres, y en el Ashmolean Museum, de Oxford.

John Davis ha trabajado durante varios años como fotógrafo en Australia, donde disfruta de gran popularidad gracias a sus impresionantes imágenes, de enorme fuerza y luz.